3 de cada 5 grandes empresas dan más importancia al perfil profesional que al conocimiento de idiomas