Un centro de formación certificado ISO9001

¿En pocas palabras, que es la norma ISO9001-2015?

Para quien no está familiarizado, recalcar que ISO es una norma orientada a ayudar a las organizaciones que la utilizan a trabajar en busca de la excelencia.
Un sistema de gestión de la calidad certificado según la norma ISO9001 define quién es responsable de qué actividades relevantes para la calidad y qué procedimientos deben seguirse.

La norma requiere un circuito de control, que necesita una constante reevaluación interna del sistema que promueva un proceso de mejora continua (CIP: Continual Improvement Process). Esto garantiza que cada uno de los empleados viva día a día la orientación hacia la calidad.

¿Cómo se lleva a cabo?

Dentro del planteamiento inicial, la empresa debe de estudiar su situación actual, para comprobar qué es lo que se está haciendo y que documentación se conserva de ello. La empresa ve qué requisitos de la norma está cumpliendo ya y cuales le quedan por cumplir. Es un trabajo en profundidad, minucioso, pero que crea mucho valor, ya que impulsa nuevas formas de pensar y actuar.

¿Por qué apostar por esta certificación?

La norma ISO9001 es una norma internacional de gestión de la calidad aplicable a cualquier tipo de organización de cualquier sector o actividad. Quisimos priorizar esta norma por su alcance y reconocimiento mundial porque nos daba mucha seguridad.  Si uno quiere llegar lejos, es bueno que haga benchmarking y que se inspire en los métodos experimentados por los que triunfan.
La certificación nos permite afianzar nuestra voluntad de proporcionar en todo momento y a todos los clientes y alumnos la mejor enseñanza en idiomas posible.
Para los clientes muestra el compromiso continuo de Hexagone en la mejora de calidad y eficiencia.

¿Concretamente, en qué consiste?

Se trata de definir los flujos de trabajo que contribuyen decisivamente a la calidad de nuestros servicios.
La norma está basada en ocho principios fundamentales:

Sin clientes, no hay actividad, esta premisa es la base de todo el sistema: debemos comprender sus necesidades actuales y futuras, satisfacer sus requisitos y esforzarnos en exceder sus expectativas. A la vez, intentamos transmitir al cliente un cierto conocimiento de nuestro sector y de nuestra forma de trabajar, para que la información fluya en ambos sentidos y asiente las bases de una colaboración transparente y duradera.

Se trata de los responsables, quienes establecen la unidad de propósito y la orientación de la organización. Mucho depende de su capacidad en transmitir y crear un ambiente interno positivo. 

El personal, a todos los niveles, tanto personal de administración, de gestión de proyecto, como profesores, asistentes etc pueden involucrarse en el logro de los objetivos de la organización. Cada uno es la esencia de la organización, y su total compromiso posibilita que sus habilidades sean usadas para el beneficio de todos. En una empresa pequeña o mediana este planteamiento es aún más relevante: necesitamos un consenso interno para optimizar nuestros recursos, sobre todo el tiempo. 

un resultado deseado se alcanza más eficientemente cuando las actividades y los recursos relacionados se gestionan como un proceso. ¡Nuestro mayor cliente hoy en día nos vino de hecho gracias a un proceso!: un profesor candidato sin conocernos bien, pero al quedarse impactado por nuestro proceso de selección nos recomendó a una empresa en búsqueda de un proveedor de formación.

identificar, entender y gestionar los procesos interrelacionados como un sistema. Nos gusta comparar nuestra empresa con una orquesta: cada uno asume su trabajo, contribuyendo a la eficiencia de la organización en el logro de sus objetivos y evitando desafinaciones. Eso nos hace entender el concepto de interrelación en el que la belleza de la obra nace del conjunto de esfuerzo de los involucrados.

La mejora continua del desempeño global de la organización es un objetivo permanente. Con la acreditación, no se trata de conseguir un “diploma” o trofeo para colgar en la pared. Es un reto de largo plazo.

Las decisiones eficaces se basan en el análisis de los datos y en la información previa. De ahí que sea tan importante tener en todo momento una información fiable, precisa, justa, tanto cuando se trata de los progresos de los alumnos, de su asistencia, de los índices de satisfacción etc. 

Las decisiones eficaces se basan en el análisis de los datos y en la información previa. De ahí que sea tan importante tener en todo momento una información fiable, precisa, justa, tanto cuando se trata de los progresos de los alumnos, de su asistencia, de los índices de satisfacción etc. 

Una organización y sus proveedores son interdependientes, y una relación mutuamente beneficiosa aumenta la capacidad de ambos para crear valor. De hecho, procuramos tener proveedores con certificación ISO.

¿Nuestro balance?

Esta certificación constituye un elemento diferenciador en el mercado, pocas academias de idiomas disponen de ella. Estamos en un sector cuya imagen ha sido muy dañada:  muy maduro a la vez que poco profesional.  Se comparten el mercado academias de toda la vida con un perfil muy estable que no pretenden evolucionar y profesores a veces con poca cualificación o experiencia que se sacan un dinero extra sin pretender llegar a profesionalizar su perfil.

Luego existen centros como el nuestro, o profesionales freelance, volcados hacia el B to B, que por tanto tienen una clara inclinación hacia el cliente pero no siempre disponen de los recursos y sobre todo del tiempo, la voluntad y la energía suficiente para implementar un sistema ISO. 

En Hexagone, opinamos que esta norma mejora la imagen de los servicios ofrecidos y genera confianza con nuestros clientes. Pero sobre todo, más allá de la imagen que puede sonar como algo superficial, impulsa una dinámica positiva, un circulo virtuoso que se retro alimenta.
  • La idea más potente es “Si quieres mejorar lo que cosechas, analiza y cambia lo que siembras”.

¿Quién se responsabiliza?

Este compromiso es conocido, comprendido y compartido por todas las personas integrantes en todos los niveles de la organización.
La calidad y su mejora son responsabilidad de todos los integrantes de Hexagone y requiere de la adhesión a nuestros valores así como la implicación y participación de cada uno de nosotros, incluyendo nuestros clientes y alumnos.

Ya lo decíamos hace 1 año y  lo repetimos con la misma convicción: ¡La unión hace la fuerza!
Prestamos un servicio de formación a través de la figura de los profesores por tanto cada uno de ellos en cada momento, puede compartir su experiencia con nosotros ya que están en contacto directo con los alumnos y reciben información de interés.

  • Hexagone es lo que es hoy porque nunca hemos dejado de interrogarnos sobre la mejor forma de prestar nuestros servicios.

¿Hablamos?

 Si necesita más información no dude en contactar con nosotros.