Proponemos dos fórmulas de corrección:

Corrección editorial: el cliente nos entrega el documento y nos hacemos cargo de la relectura del mismo, señalando los posibles errores lingüísticos, tipográficos, y estilísticos, y proponiendo si procede una nueva reformulación. El corrector se preocupa en todo momento de que el sentido del texto sea coherente y comprensible para el lector.

Corrección en colaboración con el cliente: ayudamos a nuestros clientes a corregir y reformular cualquier tipo de documentos que hayan redactados en cualquier idioma, como pueden ser un currículo, un e-mail profesional, una carta de motivación etc.